Sobre Panamá

El bosque de rascacielos y su cuna colonial

Las dos caras más llamativas de la ciudad de Panamá se enfrentan en los bordes de una bahía que une y separa al mismo tiempo un bosque de rascacielos y la cuna colonial de la capital.

Esta última, conocida como Casco Viejo y declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1997, se convierte en el centro de IFF Panamá en cada edición. Allí, teatros, restaurantes, hoteles, bares, terrazas, plazas y las mismas calles se unen e impregnan del ambiente de cine.

Pero la fiesta cinematográfica se extiende a toda la ciudad por igual, donde las más modernas edificaciones acogen también impactantes centros comerciales, casinos y un sinnúmero de locales diurnos y nocturnos que conquistan al turista con la calidez y alegría del panameño.

El canal de Panamá

Una visita a Panamá no está completa si no incluye al Canal de Panamá.

La ubicación geográfica privilegiada del país fue clave en la construcción del canal interoceánico, una obra monumental de ingeniería que ha operado continuamente desde su inauguración en 1914. Al día de hoy, el paso a niveles de los inmensos buques aún produce gran admiración entre los turistas.

En el área de las esclusas de Miraflores, el canal ofrece un museo que muestra la historia de su construcción y de su operación, una sala de video, una maqueta del Canal y piezas históricas de la maquinaria que se usó para su edificación. Un restaurante en la terraza completa la oferta para una completo recorrido.

 

El museo de la biodiversidad

 

Foto cortesía: Victoria Murillo

Una impactante, moderna y colorida edificación se erige en la entrada del Canal de Panamá en el Océano Pacífico para contar al mundo cómo surgió el istmo de Panamá y unió dos continentes al tiempo que separó en dos un inmenso cuerpo de agua y cambió la vida del planeta para siempre.

La llamativa estructura, inaugurada en octubre 2014 y diseñada por el afamado arquitecto norteamericano Frank Ghery, contiene ocho galerías concebidas  por el diseñador canadiense Bruce Mau. Las mismas muestran, entre otras cosas, el nacimiento de este puente natural, el intercambio de especies entre Norte y Suramérica, la evolución del Pacífico y el Caribe y la rica biodiversidad del territorio panameño.

La privilegiada ubicación del museo en la Calzada de Amador ofrece al visitante varias de las vistas más hermosas de Panamá: el Casco Viejo, la ciudad moderna, el cerro Ancón y el Puente de las Américas.

Lo mejor del Caribe y lo mejor del Pacífico en Panamá

En su parte más angosta, tan sólo 80 kilómetros (49 millas) separan al Pacífico del Atlántico en Panamá y eso es maravilloso para los amantes del mar, de las playas y de las islas, para los buzos y surfistas por igual.

En su lado Caribe, Panamá ofrece más de 1200 Km. (745 millas) de costa y más de 600 islas de una apasionante belleza paradisíaca, como las que reúnen los famosos archipiélagos de San Blas y de Bocas del Toro. Mientras tanto, el cálido Pacífico panameño baña 1700 Km. (1056 millas) de costa y acoge por igual a tímidos bañistas y a osados surfistas. Además, “el Mar del Sur” envuelve a más de 1000 islas de insuperables atractivos, como las del archipiélago de Las Perlas y su afamada Contadora, así como la hermosa e importante Coiba, también conocida como “la Galápagos” de Panamá.

 

El verde intenso de Panamá

Entre los dos océanos y de frontera a frontera, la diversidad de  tonos de verde de la másgenerosa y penetrante vegetación cubre a Panamá. No todo es mar. Hay selva y también tierras altas, como las de Chiriquí y su volcán Barú, como  Santa Fe en la zona montañosa de Veraguas, o como El Valle y Campana, más cerca de la ciudad capital que regalan también hermosos parajes de montaña entre muchas otras localidades. Un clima fresco sella el contraste.